DESPLEGABLES

.Fotografías

27/9/13

Mar de Irlanda...un final?

Había hecho la colada y tenía toda la ropa tendida por la habitación.

El hilo de acero revestido de goma y las pinzas que había comprado en el camping de Athenas hicieron bien su trabajo durante todo el viaje. 

Recogí todo cuidadosamente. En un viaje largo procuro mantener el orden en todo, si no terminaría siendo un desastre total. 

Fui a buscar a Walkiria al estacionamiento del CNP y cargué las maletas. 

El cuerpo me temblaba mas de lo habitual. Sabía que se trataba del último mar.


Pasé de largo la gasolinera. Tenía suficiente combustible y no quería perder el tiempo en el café.

Primero a la orilla del lago y la vía del tren; después entre las montañas escocesas rodé dirección a Mallaig.

 El paisaje no era muy diferente de lo que ya había visto el día anterior, pero creo que me permitía el lujo de sorprenderme aún más porque sabía que me quedaba poco tiempo por aquellas tierras.



De camino a Mallaig vi una zona muy bonita de playas, en realidad ni siquiera se situarla en el mapa, y al comprobar que esta pequeña ciudad no era lo que yo esperaba encontrar, di la vuelta y fui en su busca.


Una carretera estrecha y con muchas curvas, bien pegada a las playas. Arena muy fina y de color muy claro.

 Las lanchitas de los lugareños alejadas de la orilla. Un caserón en lo lejos, en la otra orilla. Me senté en una piedra y comencé a llorar.



Pensé que todo se había terminado, que no había mas mares en este viaje.

 Había que volver.

Había que dejar atrás la incertidumbre de donde comer, dormir, que visitar, donde parar.

Las sorpresas que me encontraría ya no serían para 20mares. Los nuevos amigos no serían en 20Mares...

 Procuré calmarme y grabar el vídeo.

                                

 Algunos de los que pasaban por el allí no solo se sorprendían por la belleza de las playas, ni por ser una mujer la que conducía aquella enorme motocicleta, no entendían que llorase de forma tan abierta y sincera sin importarme las miradas, igual que no me importó en otras ocasiones.

 Jah es sincera y no oculta sus sentimientos, si hay que llorar se llora y cuando toca reír lo hago lo mas intensamente posible.

 Me volví a sentar en la roca. Cogí un puñado de arena y lo deje deslizarse suavemente entre mis dedos. cuando se terminó la arena, igual que en un reloj, caminé hacia Walkiria y le dije....nos vamos a casa.


Aun siento el nudo en el estómago cuando lo recuerdo.
Tenía la esperanza de que no se terminaría jamás. He soñado que mi trabajo gustará y alguien me dirá vete a otros lugares, fotografía, habla, escribe... y vuelve solo cuando de verdad tengas ganas.



Cumplí con el objetivo de conocer el lago Ness, con o sin Nessi.




Es una región preciosa.
 Las casitas están mas cuidadas y en las pequeñas poblaciones se afanan por atender bien al turista.
 Los escoceses son gente risueña, con una sonrisa en la cara.
 También prometí volver.
 Cogí la carretera más rápida en dirección a Londres. Quería acercarme lo mas posible a esta ciudad para visitarla bien temprano, con menos tráfico. Y cruzar por la tarde el canal de la Mancha.