DESPLEGABLES

.Fotografías

30/9/13

Hacia España...por París.



Bajé antes de que amaneciese y engrasé la cadena.

Nunca descargo las tres maletas así que no puedo subir la moto al caballete; voy moviendo a Walkiria poco a poco  y así me fui arreglando todo el camino.

Cuando salí a la autopista el tráfico ya era infernal.




No encontré problemas para entrar al mismísimo centro de Londres, y sin haberlo pensado mucho estaba delante del palacio de Buckingham.



Era la hora del cambio de guardia y los turistas se agolpaban en las rejas del palacio.



Un grupo de guardias a caballo me echaron de la isleta donde estratégica mente me había parado para hacer unas fotos.

Seguí un poco más y dí con lo que buscaba, el Big Ben. Los compañeros de la Spezia me había dado una gorra de IPA y me habían pedido que por favor me hiciese una foto es este lugar con ella. Ellos llevan años programando la visita a Londres en vespa, pero siempre termina por aguarse el plan.

Cruzaba el puente cuando el propio Big ben tocaba las 12.



Me paré para hacer las fotos de rigor y me encontré con con otro rider.


Me contó que se marchaba para Marruecos en pocos días.

Llevaba en Londres unos minutos y pensé que ya no tenía mucho mas que hacer allí, a si que me puse en marcha hacia el Canal de la Mancha.



Al salir de la ciudad, a pocos kilómetros, el tráfico estaba parado.

Comencé a adelantar por los arcenes, pero no encontraba el final.

Minutos mas tarde vi que  estaban dando marcha atrás a cientos de camiones. Había un accidente múltiple y había que sacar todo el tráfico por la ultima salida. Les llevaría horas.

Me desvié hacia un pueblo pequeñito y por carreteras secundarias fui acercándome a Folkestone para coger el tren

Para entrar en UK lo hice en ferri, pero quería conocer los dos medios de los que disponemos para cruzar el Canal de la Mancha, por eso de la curiosidad, y así decidí que la vuelta la haría por el túnel.




Me gustó mucho mas esta segunda opción. No hay colas, compras el billete en una cabina como las de los peajes, pasas directamente a la calle de acceso al tren y subes. Todo ello no lleva más de media hora.

El precio es casi el mismo. Hay 12 euros de diferencia. Y por el túnel en 30 minutos estás pisando suelo francés.

No quise marcharme de Calais sin hacer unas fotos y el correspondiente vídeo del Canal de la Mancha. En unas listas viene como mar y en otras no.

Ante la duda, lo visité y quedó hecho.

Fueron 21 mares. O fueron 20 y un Canal?.

Ya eran las 4 de la tarde y paré a comer algo. Acercarme a París sería un momento. Francia no es desconocida para mi y se que hay muchas posibilidades de encontrar alojamiento barato incluso siendo muy tarde.


Había recorrido muchos países y todos de una belleza diferente, cada uno a su manera. Pero Francia sigue teniendo ese no se que. Huele a girasoles, está extremadamente limpio y cuidado. Hasta los campos parecen estar segados guardando la estética. Áreas de descanso, estaciones de servicio con comercios e incluso pequeños museos y observatorios de aves. No les falta detalle.


Llegué a las puertas de la capital francesa y como me esperaba encontré una habitación al lado de la autopista.

La chica de la recepción me pedía que metiese la moto en el interior del hotel, yo le dije que no era necesario, estaba segura de que no le pasaría nada allí. Tanto insistió que al final accedí a dejarla justo delante de la puerta de la recepción.

Antes de que yo descargase la maleta ella ya estaba consultando la página web de 20mares.