DESPLEGABLES

.Fotografías

22/8/13

Mar Negro, Poti.



Bueno, que os puedo contar… que todos mis problemas , hasta ahora, en este viaje han sido con la tecnología, (risas) si…..me he jurado dar un curso este invierno, no puedo fallar en algo tan importante, con lo que yo disfruto grabando cosas para vosotros y no puedo mostrarlas.


Recordáis? Ayer salí de Turquía, desde Savsat en las alturas, baje a la orilla del mar Negro, a Hopa, donde está la frontera con Georgia.

                                     

                                     


Me decían que estaba difícil cruzar, que ponían muchos inconvenientes y miraban mucho. Lo que no pensé es que ellos hablan como turcos. A parte de la cola de espera en las ventanillas no hubo ningún otro inconveniente.



Llegué a Batumi temprano. Por casualidad di con el Mcdonals y allí me tire buena parte del día. Nunca Walkiria había sido tan fotografiada.

El Mcdonals me decían que llevaba un año abierto, pero  parecía que se inauguraba, no paraba de entrar gente, estaba hasta la bandera.


Hablé con unos y otros, rusos, búlgaros, armenios, que por cierto, me dieron la dirección de un hostel en Armenia al que invitan a pasar los moteros, dicen que serán bien recibidos.

Y 20Mares volvió a montar el Belén (risas).

Batumi es una ciudad muy turística tal vez sus playas de piedrecitas o la marcha que tiene por la noche, pero es muy turística, la que mas de toda Georgia.

                                

Cuando entré a un pinar, entre Batumí y Poti,  para grabar el vídeo del Mar Negro me encontré con esta familia turca. Tenían la música del coche muy alta, para ambientar todo la playa,  y jugaban con una pelota. Pronto se acercaron a mi y me ofrecieron comer con ellos. Les dije que no podía parar mucho tiempo así que me dio una mazorca asada y un trozo de empanada de manzana para el camino.



Me habían dicho que Poti era también igual, pero hoy lo he conocido, no tiene nada de turística, es empresarial totalmente, incluso me atrevo a decir que no hay accesos a las playas que estén en condiciones, yo no los he encontrado y lo he intentado una y otra vez, pero las calles se cortaban y empezaba un sendero.




Batumi es una mezcla de todo. Hay edificios modernos muy altos y acristalados y muchas casas de planta baja con muchos años encima. Unas arregladas y pintadas, pero la mayoría no han visto un retoque en toda su existencia.

                                  

Hoy pensaba yo que una casa de pintura en plan económico, aquí se forraría.

La gente que ves por las calles son turistas, los propios del lugar permanecen sentados delante de sus casas como hacen en Turquía.

Por cierto. No venden planos de Georgia, no los hay en ningún sitio. A si que a exprimirse el cerebro y a preguntar con una sonrisa, porque aquí ingles poco y yo de georgiano no entiendo nada.

Y los paneles informativos están así....



Después de la decepción de Poti, me he encaminado hacia la capital, Tblisi. Una ciudad impresionante, muy grande,  no me enfadé por perderme, sin plano, sin gps y tan grande….

Las carreteras de Georgia son un espectáculo, al salir de Poti hay una gran recta, muy larga. Por un lado va la vía del tren y por el otro un riachuelo. En el riachuelo dejan a los animales campar a sus anchas, desde gansos a cerdos, hay de todo. Unas veces cruzan la carretera, pero los conductores es lo único que respetan. También en la orilla  hay puestos de mazorcas de maíz braseadas y frutos secos.




Fuera de Poti el espectáculo continua;  primero puestos de mazorcas, luego unos kilómetros  de puestos de fruta, a esta le siguen los de cerámica.  Hay otra de tortas de pan y la última que vi era de puestos de hamacas.


Es lo que le da colorido a un paisaje muy sobrio y nada bonito. Tal vez en las montañas que se ven a lo lejos  se aprecie mas belleza, pero no cerca de la única carretera nacional que cruza Georgia de lado a lado.


Al llegar a Tbilisi seguí los carteles que indicaban al  aeropuerto,  por allí tendría que haber algún hotelito de carretera.


El tráfico en este país es de locos, es el peor de todos los que he visto. Aquí si que no miran, es un sálvese quien pueda. Yo le he cogido el tranquillo y ya lo llevo mejor, pero es un peligro y aunque no vi ningún accidente, estoy segura de que los que haya serán mortales, a juzgar por las burradas que se hacen.

Llegue a Tblisi con la intención de conocer un poco la ciudad, pero sin ningún plano y con este tráfico me perdí y casi lo agradezco, termine a las afueras en un recinto vallado con naves para coches en donde hay un hotel improvisado en una de las naves.

No está mal para pasar la noche. Al cambio son 20 € y no quiero seguir,  son las 19:15  y aquí ya es tarde.

En Georgia van dos horas por delante de España, y se madruga mucho porque amanece muy muy temprano.


Hacia las 23:00 me llama Carlos, que está en Tblisi, que le vaya a buscar a la entrada del aeropuerto.

 Ha sido genial encontrar a alguien conocido después de tantos días. Pero el tiene su viaje programado de forma muy distinta y tal vez no rodemos mucho juntos.

Bueno. Mañana a cruzar la frontera a Rusia, a ver que nos cuentan los rusos.

Me estoy dando cuenta de que no estoy haciendo muchas fotos y que después me arrepentiré. La verdad es que me cuesta parar cuando hay tanto follón de coches, empiezan a pitar y pasan tan rápido y pegado que temo que en una de estas nos lleven por delante.