DESPLEGABLES

.Fotografías

27/8/13

En Ä termina la tierra y empieza el mar de Noruega.

Cuando te levantas temprano y ves que está cayendo el diluvio universal puede que pienses en dar media vuelta y seguir durmiendo. Pero si tienes la intención de llegar a las Lofoten, ni todo el agua del mundo te pueden parar.

                                        

Cargue todo en la moto y reanudé el camino hacia las islas.

Hoy no sentí el frío. Me preocupé de abrigarme y protegerme bien de la lluvia. Ya no tosía tanto y me dolía menos la garganta, así que procuré no recaer.


Fui mascullando mis cosas bajo el casco, arreglando lo que tiene arreglo e intentado olvidarme de lo que no lo tiene.


Van surgiendo los pensamientos de uno y de otro. La familia, el trabajo, mas viajes.

-Para de pensar en viajes Jah, que tienes mucho peligro, me digo mientras se me escapa una sonrisa.

Cada momento de estos aprovechas para hacer balance de tu vida.

También pienso en 20Mares. En todo lo que me decían: -ten cuidado; - estas loca; -como vas a ir sola por esos países....

Puedo decir que en ningún momento nadie me hizo sentir mal. Todo lo contrario.

En Italia me alagaron los oídos, me dijeron tantas veces -brava que llegué a creérmelo. Son muy zalameros, dulces y amables. Pero conducen como locos (risas)

En Grecia puede que sean un poco mas retraídos, tal vez el idioma sea un inconveniente, pero se esfuerzan por comunicarse y ayudar. Recuerdo a Ana con mucho cariño. Intentaré localizarla.

Turquia?, (risas), todo mitos. Buena gente, fieles a su país y fieles a sus costumbres y tradiciones, pero abiertos a todo el que llega.

De los rusos tengo poco que decir, pero no les reprocho nada, es su modo de vida y su educación. En las grandes ciudades parece que pierden mas su corsé, pero son muy suyos.

Como podéis ver, ni me han robado, ni me han atracado, si cambiado la moto por una cabra, ni violado. Los que tenían una porra hecha con estos pronósticos, creo que mejor la olvidan.

Deberíamos de dejar de hacer caso a todo lo que nos cuentan y pensar mas en que en todos los países hay de todo. Cada uno con nuestros matices, somos iguales.

Hay muy buena gente por el mundo.

En esos momentos bajo la burbuja del casco, cuando fuera sopla fuerte el viento, te sientes inmortal. Agarré fuerte a Walkiria y no dudé ni un momento en continuar.



Casitas a las orillas de los lagos, puentes, abetos, cascadas. Pronto empezaron a aparecer las playas que baña el Mar de Noruega.



Las islas ya están cerca.




Al llegar a Reine, la carreterita estrecha se cuela entre las casitas adornadas con montones de flores de colores. apiñadas alrededor del puerto parecen la escena de un cuento.




Había dejado de llover y lucía el sol.



Pronto se acaba la carretera. Como pasó en Nordkapp.

Todo lo que vemos es el mar de Noruega...



Y ahora que?