DESPLEGABLES

.Fotografías

16/8/13

Desde el Elbrus al Mar de Azov



Comenzamos a subir hacia el Elbrus con la esperanza de que nuestras motos llegasen bien alto.

Pinares y más pinares. Pronto se aprecia la blanca colina y los glaciares.



La grabación y fotos con la gopro son muy difíciles, se bloque incluso llevándola en la mano.

Cuando llegue a España voy a escribir un panegírico de esta máquina que van a flipar. Tenía la esperanza de hacer un reportaje de calidad con ella. Sólo consigo ponerme de mal humor.

                                      


                                      

Con pena dejamos las motos en la estación base. Un teleférico y dos estaciones más arriba ya estamos a 3500 metros de altitud. Aún se puede subir más alto, pero no hay mucho tiempo. Nos conformamos con haber estado a sus pies.




Hay que continuar ruta…esta vez al mar de Azov. Uno mas.

Nos paran en un control policial. Solo parar nos dice un guardia gesticulando. El que parece mandar en todo ello sale de una caseta y casi sin mirarnos nos manda marchar. Por suerte no se dieron cuenta de que, esta vez, la gopro si estaba grabando. (risas).


Siguen los puestos de fruta en una eterna carretera.


Casi 500 km por la única nacional que llega hasta Azov. Casi siempre hay tres carriles y uno de ellos se usa indistintamente para adelantar, unos ahora y otros después.

La carretera es muy ancha, pero es tráfico es muy denso, cientos de camiones que con sus años desprenden una humareda negra que bien parece que van a salir ardiendo.


Se hace eterno

Unos son prudentes y nos dejan paso, otros se sienten molestos y retan a una carrera a Walkiria.

Tantos kilómetros dan tiempo a pensar en muchas cosas. A hacer balance. Me habría gustado hacer las cosas mejor. Más fotografías, más grabaciones. Pero no hay mucho tiempo a pararse y cuando lo hay, acabas de adelantar a una decena de camiones. Solo piensas en que no se vuelvan a poner delante.

Algunos días no hay wifi. Otros la hay pero no deja subir nada. Alguno hay también en el que estoy muy cansada y no pierdo ni un minuto en darme una ducha y meterme en la cama, saco o lo que toque.

Ya en la carretera secundaria que se desvía a Azov se encuentran cosas curiosas. Cementerios que parecen abandonados y puestas de sol de película.


Azov...



Sin comentarios...es lo que hay...por 11 €