DESPLEGABLES

.Fotografías

1/8/13

La Spezia - Roma

31 de julio, 8 dias de 20Mares.

Y lo mejor es que no se en que día de la semana estamos.

Si se donde estoy. A las puertas de La Roma, como dicen por aquí.

Del tiempo ya ni hablo. Pero cómo me gustaría que lloviese un poco. Un orbayu de esos de mi tierra, unas horas nada mas, que los turistas se enfadan (risas)

Los conductores franceses son descarados y meten el morro en las glorietas y giros, pero los italianos no meten el morro, se meten enteros (risas). Vaya vicio, hay que andar con seis ojos. Al principio me cortaba y respetaba mucho, ahora ya les cogí el ritmo y hago lo mismo.

En los peajes no cobran menos, como en Francia, y si se atasca la máquina, arréglate como puedas, allí no hay nadie.

Salí de la Spezia hacia Florencia, y la que lié allí… me metí detrás de un taxi hacia la zona peatonal y cuando quise darme cuenta rodeado de gente que corría detrás de una sombrilla en alto.




Pronto aparecieron dos compis muy guapas, para ella es un compromiso y lo entiendo, hacen su trabajo. Me marché, no sin antes hacer unas fotos más.

Hoy observé a los japoneses, no solo van siempre en grupo por las calles con su cámara. También van todos en manada al baño (risas). Paró el autobús en la estación de servicio y en cola los 50 japoneses al baño (risas).

Foto a la Torre Inclinada de Pisa. Dentro de la barrera, como tiene que ser. El guardia muy majo.


A Roma¡


De camino me paré en un surtidor que había al lado de la carretera, de esos que tienen su puesto de frutas y hasta un pequeño taller.

Pronto empecé a hablar con los que allí se encontraban. Cuando les explicaba mi viaje les miraba y parecían niños, tan atentos, con los ojos tan abiertos. Todos me dijeron al unísono: -Brava!!

El propietario del local, de unos 50 años, con cicatrices de haberse quemado las manos y el aspecto de un trabajador rudo, pronto se interesó por Walkiria. Es motero y tiene una Ducatti.

Entró en su oficina y sin tardar, salió con un libro de fotografías de la zona, de su tierra Maremma. Y me dice que es un regalo, que si no puedo ahora que vuelva para conocer esa región, que según él, es más bonita que la Toscana.

Yo, que soy muy llorona, se me escapaba un lagrimón. Voy haciendo amigos por el camino, pero…no volveré a verlos? A mi me gustaría.

Voy a la moto. Le doy una pegatina de 20Mares. Dice que me seguirá en la web. 


Pero: “occhio, molto attenti brava!!"

El camionero que estaba allí salió a un tiempo que yo y durante muchos kilómetros jugamos al gato y al ratón con el resto de los conductores. Al final, él para y yo para Roma.

Hoy pernocto en el camping Roma, a las afueras de la ciudad, es espectacular, hasta discoteca, y varios bares por el recinto, un supermercado inmenso, y zona de ambigú…vamos, que tiene de todo, espero poder dormir porque vaya marcha tienen todos.

                                     

Monté la tienda. Ya estamos muy al sur y las famosas garrapatas ya hacen de las suyas. Estoy vacunada, pero una picadura molesta bastante.

La wifi va fatal, a esta hora hay mucha gente conectada.

Esperaré un rato y si no, me voy a dormir