DESPLEGABLES

.Fotografías

15/7/13

Tola se despide de Jah


Caminaba hacia mi queriendo dilatar el tiempo.

Levantó su mano, me asió fuerte por el puño derecho y respiró hondo.

Allí delante, frente a la gran cristalera, ricamente iluminada, y estando al corriente de todas las novedades tal y como ella me venía informando, no podía ser otra cosa, mi andadura con Jah había llegado al principio del fin.

20 Mares ya no sería mío. Un ligero sentimiento de abandono recorrió mi chasis. Serían pocos meses rodando juntas, sólo 4, pero habían sido los 4 primeros de mi existencia.
 
La había visto sonreir y llorar, había compartido su deseada soledad y su añorada compañía. Miles de kilómetros entre fuertes sensaciones y sinuosas curvas.

Cuando se alejó contuve una ráfaga y no pude otra cosa que desearle buenas rutas con su nueva compañera. Ella podría hacerle más cómodo el viaje, el que nació entre nosotras, el que soñamos cada kilómetro que hicimos y para el que luchamos estas últimas semanas.

Me iré orgullosa de haberme dejado llevar por sus manos. Las mismas que saben acariciar y hacer daño, fuertes y rápidas como se precisan.

No defraudará a mi sustituta y la llevará por las carreteras mas deseadas.

Conociendo a Jah la simbiosis será posible y perfecta, alcanzando grandes éxitos. 

Disfrutaré de su compañía unas semanas más para luego irme, como un guerrero que habiendo salido vencedor de la batalla se retira a la espera...